Moda Infantil, diseño y más….
....Viste la Infancia del Tejido de los Sueños....

Sevilla....Y volver

Sevilla produce en mí, un aroma agridulce de viejos veranos de infancia....

Y así, casi sin cerrar los ojos, oigo, huelo y siento a mi Abuelo volver, a girones, volver.
Casi todos los lugares, donde con él estuve, se han vuelto amargos y es imposible volver.
Recuerdo que en cierta ocasión leí que a aquellos lugares donde uno ha sido feliz, hay que procurar no volver.

Pues hasta Alejandro y Kobez, Sevilla ha sido el lugar amado y mítico de mi infancia, con mis padres y mis abuelos, donde mi mundo era pequeño y embriagadoramente feliz.

Pero se plantea la cuestión de volver, porque como ya he repetido hasta la extenuación, voy tarde en todas las colecciones de otoño-invierno.

Lo pienso mucho antes de hacerlo, de verdad y tengo una lucha, diría que feroz ,conmigo misma, pero es tanto el ánimo, que por mayoría aplastante, vence el Si.

Estoy francamente nerviosa....pero al fondo está el Guadalquivir.
Es casi tan bonita como la recordaba.
Tiene esa luz que sólo tiene Andalucía, que es magia eterna para mí, y ese embrujo, del que los poetas hablan, que embelesa, alma, corazón y vida.
A borbotones tengo la extraña certeza que Sevilla me quiere, porque para mi siempre ha sido la bienamada....Y el amor con amor....

Un sol de media tarde me sonríe asomado sobre María Luisa, y me veo pequeña correr entre las palomas de ese parque.

Hoy tengo la fortuna de llegar aquí con quien quiero llegar, y esa es mi mayor riqueza.

Creí que me sentiría sola y desamparada, pero Carlos, que tan bien me conoce, apoya comprensivo y silencioso su brazo sobre mi hombro.

Que silencio hay lleno de recuerdos para mi, que bonita eres, y que afín a mi vida y a mí.

Dormimos en parte del alma de Sevilla, en Triana, todo me parece casi mágico, es etéreo y real, pero a mí me sigue pareciendo un sueño imaginado.

Y la noche me adormece, mañana tenemos nuestro primer encuentro con Kobez.

Al llegar, la voz dulce y alegre tiene al fin carita, Alejandro.
Nos recibe en un lugar cálido entre beige y cereza....siempre te imaginas a las personas de otro modo; pero a Carlos y a mi, este hombre nos encanta.
Es hábil, listo, negociador y con oficio.
Es fácil, siempre con Kobez, encontrar algo que te enamore el alma....
Después de una charla que parece de amigos, y de un montón de luces, de colores y texturas, salimos de aquella pequeña oficina embriagadora para que el sol del sur nos envuelva y nos lleve a capricho por su senda.
Ya está, nos decimos, ya está....cada vez se acaricia más el sueño....

Como este viaje es, era tan especial para mí, alargamos el fin de semana para pasear por las calles misteriosas y enigmáticas que conforman Sevilla.
Aún percibo a mi Abuela, por la calle Sierpes, feliz con su abanico, en madera, de naranjas y amarillas flores, que mi madre le ha comprado, y delante de la Esperanza de Triana, con sus zapatitos azul y amarillo.
Me siento en un escalón del Ayuntamiento, y dejo mi vida correr.
Cuanto he perdido....

El domingo, ya casi desvanecido, arrancamos con el alma encogida, de esta preciosa ciudad, donde mis padres me compraron mi primer traje de gitana, rojo y con lunares....Y a mi Nancy también.


Eso es Sevilla, un trozo de mi alma
Gracias a Dios y a la vida por poder volver



0 comentarios:

¿Serías tan amable de dejar un Comentario?

Gracias por venir.
Me encantaría saber tu opinión....