Moda Infantil, diseño y más….
....Viste la Infancia del Tejido de los Sueños....

Shop on the road o ¿Qué hacemos con la tienda?....Y Alberto

Me sale este maravilloso mes al encuentro.
El mes que elegí para decirle a Carlos que Sí para esta vida y para las que hayan de venir, un día de San Joaquín y Santa Ana, en mi ciudad del alma, en mi mar y en mi Virgen.
Siempre la Ermita de la Luz y Asturias al fondo de mi paisaje vital.
El caluroso julio me coge llena de proyectos e ilusiones.
Desde que esta aventura comenzó, llevo barajando que posibilidades más o menos serias hay para montar una tienda On Line; ya me he percatado de las limitaciones con las que cuento y es hora de encaminarse hacia algo que dé seguridad en las transacciones, y eficacia en el Comercio electrónico.
De modo, que tras muchas pesquisas a lo Sherlock Holmes, doy con un software que reune en gran medida lo por mí perseguido.
Hay mucho que hacer, eso es cierto. Ya tenemos la marca, la sociedad se está encaminando, las cuentas bancarias, las empresas de transporte, la contabilidad. Burocracia poco creativa.
Pero es vital dónde enmarcarlo.
No voy a hacer crítica de mi investigación de tiendas On Line porque hay cosas fabulosas y no tanto en cada una de ellas, desde sencillos Blogs hasta páginas increíblemente diseñadas, y no me corresponde.
Yo, sé hacia donde voy y es posible que yo también me encuentre muchos defectos cuando entre en el mundo globo-virtual, así que prefiero dejar esa tarea, que puede no ser justa para con los demás. Considero no tener aún conocimientos suficientes para emitir opiniones versadas en la materia. Siempre me han gustado las críticas que te hacen mejorar a lo ancho y alto de tu vida, y por eso no suelo dar mi opinión en cosas que pueden afectar el sentir, el trabajo y el esfuerzo de otros, me dá terror.
Además, esto lo voy haciendo como un pequeño diario para mí, para recordar lo que ha supuesto en mi vida y en mi modo toda esta vorágine de mágico que me envuelve.
Que no, vamos, que no.
A lo que iba, este software se llama Prestashop y detrás de él está Alberto.
Alberto se ha ocupado de diseñar la plantilla de esta tienda, y es el alma Prestashop en España. En él, en su empresa, se albergará el Hosting de nuestra tienda y ampliaremos el dominio .es para enlazarlo al Blog.
Alberto y yo, hemos tenido encuentros y desencuentros, horas bajas y horas llenas de luz.
Hemos tenido opuestos puntos de vista y encontronazos sin fin.
Pero yo aposté por su persona, porque tiene un algo, que no sé como describir, que hace que crea en él.
Sus y mis puntos de vista, nuestro enfoque....es tan diferente....
En él habla la experiencia, en mí la ilusión, la imaginación y el toque personal.
Yo le digo que es mi pequeño Santo Job; hemos cambiado tantas cosas....tantas veces: Pestañas, colores, anotaciones, fondos y más fondos, dibujos, tamaños, letras....
Supongo que soy su cliente más perfeccionistamente puntillosa, y espero que algún día podamos llamarnos Amigos. Pero esto es un equipo, y el equipo funciona, vaya si funciona.
Alberto, es un excelente ser humano, y conmigo sobran las palabras, es una máquina de trabajo perfecta y tiene unas manos y una cabeza tan excelentemente amueblada que dá miedo. Antes de terminar una frase ya ha entendido tu sentido y tu propósito, esto es algo no sólo muy valorable, sino poco común.
Todavía nunca le he visto la carita, sólo su voz ....
Después de batallas perdidas, creo que juntos hemos ganado la guerra.
Quiero que sea todo tan especial....que lo imaginado ha cobrado forma. Qué difícil....
Espero, que así os lo parezca. Al menos en nuestra defensa decir que hemos puesto todo de lo que somos capaces, ilusión, inteligencia, esfuerzo, trabajo, y tantas y tantas cosas indescriptibles que tengo la esperanza que así sea. Por los errores perdón, de seguro que siempre podremos mejorar, siempre.
Y a mi niño Alberto, que eres un 10, y que sin tí nada de esto hubiera sido posible. Gracias por el ser humano que en ti se alberga, es un honor para mi el haberte encontrado en el camino. En tí Acta non Verba.
Julio me salió al encuentro con una pregunta incontestable, al nacer ¿Qué hacemos con la tienda?. Y cuando está en su ocaso, la tienda es ya una realidad. Y esa pregunta tiene respuesta.
Bienvenida la esperanza