Moda Infantil, diseño y más….
....Viste la Infancia del Tejido de los Sueños....

.......Míguel.......

Alguien, ¿Que más dá quien? me hace llegar la noticia de tu muerte....

El aire, se ha vuelto, a borbotones áspero, denso, irrespirable, me cuesta cada hálito de vida....cierro los ojos.
Estos ojos, arrasados en lágrimas se han vuelto infancia....

No podría precisar la primera vez que te ví, .... cerca de tu casa .... pero tu imagen no la ha descolorido, ni siquiera desdibujado, el paso de la vida.

Sentado sobre tu bicicleta, cayéndote un mechón -indescriptible color bañado en sol-, rebelde, divertido, sobre esos ojos tuyos, tan vivos, tan intensos, tan profundos. Llenos de timidez y de silencios. 

La cara iluminada por una sonrisa siempre amplia, siempre blanca.... aquellas pecas que te daban un aire aún más travieso, y aquella naricita respingona....
Flaquito, tan flaquito, sobre ese andar tenue y desgarbado en bamboleo, como si siempre se tratara de un baile....

No sé si habrás sido feliz en esta tierra. Te vi sufrir demasiadas veces....demasiadas. Nunca perdiste la sonrisa. Nunca dijiste nada....
Yo....

Capitanes, Reyes de tardes infinitas, de veranos.... 
9 años, teníamos 9 años....Azañas

El aire se envuelve, se agolpa en jaras, en atardeceres infinitos, en juegos.... en azules y rosas vientos de nostalgia.
Aquellas aventuras, aquéllas.

Amigos, esa palabra en la infancia carece de importancia, se sobreentiende y nos sobrevive.

Nos fuimos viendo crecer sin apenas darnos cuenta.... Guerras de agua.... pesquisas en viejas y casi olvidadas ruinas de otros esplendores. Ríos que eran Amazonas y campos de amapolas.... me abraza el aire, roza el aroma, os echo de menos, a veces, tanto....

El ser la única niña sobre un campo de soldados tiene ciertas desventajas....

El saber que alguien siempre te esperaba con sólo poner tu toalla sobre la hierba fragante y fresca del aire de Guadarrama, siempre sonando al fondo "Eye in te Sky"....

Aquellos partidos a 4 de tenis, Carlos y Manolo.... Y el baloncesto.... y tus pies grandes....

El tiempo me separó de vosotros, os quedasteis y yo.... me marché.

Y llegó el olvido de Madrid y la distancia. Este Madrid que nos separa, que nos engulle en un nos vemos que nunca llega.

Si...., nos vimos, en algún santo mío, en algún cumpleaños de Manolo, aquel Amigo, mi Amigo, mi Alma, mi Elegía....
En alguna fiesta en el pantano.... en las noches plácidas y calurosas de julio bajo el cielo estrellado, diáfano y esplendoroso de la Sierra de Madrid....

Y las Jaras, siempre las jaras que me arropan en esta tarde de invierno en la que te lloro, en la que te pienso, denominador común de mis días y de mis recuerdos, y su aroma fragante y su silencio desnudo, cercenado de palabra.
 
Siempre nos decíamos lo mismo, y nos reíamos.... y ese niño que fuiste volvía a asomarse a tus ojos cuando te miraba. Y no lo cuento, te prometo que siempre será sólo nuestro.

La ultima vez que te vi, que nos vimos fué un 2 de febrero del friísimo invierno de 2002, era la boda de Manolo.

Almibarado sabor de agridulce trago que trae la despedida.... No volví a veros. A ninguno.

Habíamos crecido. ....Definitivamente....

....A veces, sólo a veces, las huellas que alguien deja son imperceptibles.... 
 


Miguel Angel Vega Alcaraz
In Memoriam

 

  (Fotografía que he tomado prestada del grupo de FB  "La Jarosa de la Sierra", .... pido perdón a su autor si le molesto. Eduardo-Luis Pereira Muñoz)

 

Mercadillo de La Siesta de Cristóbal


Cómo muchos de los que nos leéis, de los que nos acompañáis, más que seguís, aquí y en FB, sabéis, las cosas no están muy bien en casa. Mi Padre....
Por ello y por dedicarme por entero a mi Pequeña Familia, hemos decidido hacer un Mercadillo con las cositas de la Tienda para poder cerrar este Capítulo.
Yo quisiera que fuera un Hasta Luego, pero eso, sólo está en manos de Dios....
Así que os espero, como muchas otras veces he dicho, con los brazos abiertos.
Pensé Vestir la Infancia con el Tejido de los Sueños .... Y un sueño ha sido para mi compartir este tiempo con vosotros.
Hay Príncipes que siempre guardaré en mi Corazón porque forman parte de mi vida, de mi historia, de mi....
Gracias por dejarme recorrer este camino a vuestro paso
Siempre
Gracias a nuestros Amigos, a nuestra Familia por no abandonarnos en tiempos esquivos, revuletos, en tiempos de lágrimas y de silencio

En Huecos Amarillos


A veces, a uno, se le envuelven los ojos, se le muda la voz.

Quizá.... Bueno, es mucho decir, pero Quizá, nunca le hubiera escrito tantas lineas.
Pero hay días. Hay horas....En las recónditas oscuridades....No lo sé.

En uno de estos días en que la Primavera, otrora adormecida, se hace de rogar.... Cuando Madrid es casi el Edén del sueño imaginado, el camino iniciático de todo peregrino. Cuando a borbotones la luz de la vida, desbroza mis comarcas, desvela los sentidos,...., leyendo viejas historias, de ciudades viejas, de viejas vidas, encontré en un Grupo de Facebook, su imagen.

Lo primero....lo primero fué un orgullo, una emoción en nada contenida, un traje que se descose y se desmorona, por exceso de silencio y de alcanfor.

Corrí.... recorrí los escasos metros, de luz tenue de atardecer en rosa, que separa las estancias de mi casa, para enseñarles a mis padres aquéllo. Aquel hallazgo.

En una amarillenta -y tan cercana- fotografía, la espléndida figura. El gesto tan amado de mi Tío Rafael.

Me uní a ese  grupo, desde dónde su luz lejana.... iluminaba, llenaba los espacios, anclaba su perfil.

Entonces se fraguó la memoria, se fraguó la leyenda.

En otro lugar te nombro, en otro lugar. La primera piel en la piel de mi propia sangre y hasta ella. Desde mi Madre y hasta tí. (Madrid la Amante, Avilés la Amada).

Cuantas, pero cuantas veces he oído.... ¡Ah!, Don Rafael, el Médico.
Pero yo.... yo tengo otra constancia

Mi Madre Alimentó tu mito

Mi bisabuelo Rafael, su Padre, le decía. Hijo.... Tú eres mi honra.
Lo fué....Lo fué

Desde Cuba, desde La Habana, desde Jovellanos, ...., a Villalegre
Desde el frenético Acto de la Vida....Y hasta la Humildad

Ese Amor intenso, inmenso, arrebatado.... ese Amor por ésta, nuestra España. En esta Guerra te quedaste, amada Patria nueva, amado Amor....colgando ya, a lo lejos, en mástil protector, la Bandera cubana....

Arrastró, -como en el Cantar de los cantares-, el Amor de los Amores, el abrazo en familia. Hasta Valladolid, para cumplir el sueño, el sueño de una vida, la vocación llamada, la entrega en lo más puro, el alma encandilada....-Medicina-

Y sólo ese Amor te llevó a ser un Médico, el Médico de un pueblo.
Villalegre

La niñez de mi Madre corrió siempre a tu abrazo.... subida en tu caballo, contigo y aquél maletín.... infinitas visitas, en infinitas tardes, en infinitas horas.... Díme mi MariSol.
A tu sombra, a tu vera, de tu mano.
¿Y sabes una cosa? Yo puedo verlo, verlo más que imaginarlo, entre Solís y los Campos, allende, -como decía mi Abuelo Gonzalo-, "canciones", lugares y veranos que despliegan olores, andares verdes....calma. Requiebro de mirada, tierra Astur.

Esa capacidad de lágrimas, cuando te arrebataron, a girones, un alguien ¿Ya que importa? la vida de Sol, que fiel, -cómo sólo un perro conoce esa palabra, y la hace ley-, te seguía los pasos, en cada amanecer, no han hecho otra cosa que engrandecerte el alma.
Es algo hereditario, difícil de explicar.

Esa era su estatura.

Si entorno los ojos, aún puedo verlo bajar por la arbolada calle de mi casa hasta el portal. Que estampa.
Te encantaba dormir la siesta en casa, en mi cama. Venías a tus cosas, a tu hotel de siempre, pero la siesta.... la siesta en nuestra casa. La sonrisa blanca, abierta y franca del que llega al puerto, dónde siempre lo esperan....

Amó, amó con locura su Sangre y su Pasado....Tu fuiste el Bienamado, no había otro lugar.

Eligió a la mujer perfecta en un mundo imperfecto, de las parejas más lindas que jamás hayan pisado tierra humana.
Que temblara Hollywood si estos dos hubieran sido actores....Que temblara.

Era un halo, entre amado y cómplice, de quien se sabe querido, a quien le corresponden. De quien tiene, sin duda, su lugar en el mundo....
Eran preciosos, preciosos por fuera y preciosísimos por dentro.

Suenan, ya lejanos, danzones de la orquesta, del jardín fragante de tu casa. Vestías etiqueta. Los niños, no estaban invitados, pero yo, entre las faldas de Tata, asomaba los ojos, por comprender que aquellas escenas, que aquella vida mía, mezclada de mi sangre, no habría de volver.

Su sombra, Tu sombra, es alargada

El día que faltaste, se cerró un telón, ya nunca habrá de abrirse.
Demudado y oscuro, silencioso y doliente
 el Escenario